jueves, 3 de julio de 2014

Soñemos en grande!!!!








Estamos pulsando un espacio donde llegarán artistas viajeros. Donde se amparará a niños y adolescentes brindándoles actividades deportivas y esparcimiento creativo. Donde se aprenderán oficios. Donde se expondrán obras locales e internacionales de artistas itinerantes y establecidos. Donde generaremos eventos a beneficio. Donde habrá intercambio de saberes en relación a una vida más sustentable y natural. Donde se vivirá en armonía con el entorno...

Hay muchos amigos involucrándose. Hay una energía divina que se está mixturando. Hay ideas que llegan para sumarse, y como todo, el proyecto va cambiando y adaptándose. Queremos contarte para que seamos cada vez más.
Ya nos encontramos en la etapa de búsqueda de un terreno para concretar la idea y estamos abiertos a recibir el abrazo de quienes sientan que pueden involucrarse, desde lo material pero también y fundamentalmente desde la frecuencia de onda que estamos vibrando.

El terreno que buscamos debería ser de aproximadamente  2 manzanas.
Debido a que los viajantes generalmente se establecen en las cercanías de capital federal por motivos que atañen a su desempeño como artistas, es de suma importancia que el predio de la Ecomunidad esté localizado en una zona aledaña. Nuestro interés está centrado en las Municipalidades de Vicente López, San Isidro o Tigre, en un emplazado de fácil acceso para los visitantes locales. Si sabés de alguien que pueda colabroar en ésta búsqueda no dudes en pasarle el proyecto mediante éste link: http://issuu.com/adriananahijhianfotografia/docs/ecomunidadartisticabuenosaires?e=12019925/8493578


GRACIAS!!



lunes, 19 de mayo de 2014

Machu Picchu ✿-)--

Cada vez que voy a visitar algún lugar me dan ganas de escribir acerca de los detalles, qué hacer y por qué hacerlo. Me doy cuenta de que ésto sirve de ayuda a otros viajeros además de ser una buena manera de fijar los conocimientos que esa experiencia me trajo, así que a partir de ahora la sección de "relatos viajeros" es el lugar donde guardar esas crónicas.

Recientemente estuve en Perú, y como se sabe, el infaltable de éste destino es Machu Picchu
Hay varias maneras de llegar a la ciudad inca, pero me voy a referir a dos: la más cómoda (y por eso la más cara) y la que a mi me sirvió debido a los tiempos que manejaba. En el primer caso estamos hablando de Perú Rail, un viaje en tren  que muchos turistas eligen por ser la manera más directa y rápida de llegar a las ruinas. Incluye un pasaje idea y vuelta en bus desde donde el tren te deja para completar el tramo cuesta arriba hasta la entrada del santuario.
Para quienes puedan darse el lujo, acá van los costos:
Perú Rail Turistas: 50 US$ ida y vuelta desde Cusco a "MachuPicchu Pueblo"
Desde el pueblo, un bus con aire acondicionado para subir hasta el santuario y luego bajar 19 US$
Entrada a las ruinas: 126 Soles




Mientras tanto en mi conciencia se imponía el cálculo estimado de cuántos tanques llenos de nafta cabían en esa suma… y eran varios. Así que decidí llegar de la manera menos onerosa posible.

Una vez en Cusco, visité una oficina de información turística. Ahí me mostraron un mapa y me explicaron que la alternativa con la camioneta se componía de varios pasos. Primero era necesario manejar un día entero para llegar a la localidad más cercana (y barata) a las ruinas: Santa Teresa, donde pasaría la noche para partir al día siguiente  cruzando por un camino de ripio que me llevaría a una hidroeléctrica, destino final de cualquier motor que arriba. Esto es así porque desde ese punto la única manera de desplazarse es a pie, caminando 30 kilómetros hasta "MachuPicchu Pueblo" junto a las vías de un tren, sendero pintoresco aunque para recorrer con un buen calzado (abundan las piedras). 
Dejé pues estacionada la camioneta en el terreno de un vecino cercano a la hidroélectrica (cuyo trabajo claramente consiste en habilitar la guardería de vehículos que llegan) y emprendí la caminata. Durante  el paseo crucé puentes, me topé con cascadas, vi plantaciones de bananas y encontré paradores donde saciar la sed y el hambre. El sendero es transitado por otros turistas, así que además de ser seguro es probable que lo hagas hablando con varias personas a lo largo del camino.



Al llegar al pueblo, si uno todavía no tiene su entrada (se puede comparar en la ciudad de Cusco o reservar online) tiene que acercarse a la oficina del centro Cultural de MachuPicchu Pueblo para comprarla . Algo importante a tener en cuenta es que no se venden entradas en la puerta del santuario así que hay que procurársela antes de llegar a las ruinas.
Ya estaba en el pueblo; era hora de decidir entre gastar US$19 en boletos para viajar en un cómodo micro hasta las ruinas o seguir a pie 2 horas por un camino a toda subida. Considerando que mi regreso también sería a pie otros 30 kilómetros opté por invertir dolorosamente algo de mis reservas en ese abentón motorizado… ¡y menos mal! Porque para recorrer las ruinas: ¡¡¡¡tenés que seguís caminando!!!! 

Lo que se ve en el momento en que uno entra a la ciudad inca es inefable. Las fotos te dan una idea aproximada, pero lo que se siente frente a esas construcciones en piedra es seguramente muy personal y a cada uno le dispararán emociones distintas. Eso sí, las vistas panorámicas desde las alturas son imponentes y sentarse ahí arriba a contemplar la perfección edilicia no tiene precio (y si lo tiene cualquier importe gastado se queda corto)



Un dato fundamental es la necesidad de ir muy temprano ya que el último bus desde las ruinas al pueblo parte a las 5:00pm. Si te vas a quedar alojado ahí no pasa nada, pero en mi caso, tuve que tomar uno a las 3:00pm porque si no lo hacía corría el riesgo de que la noche me sorprendiera todavía volviendo por las vías, y eso claro, no hubiese estado nada bueno.

Otras maneras de llegar incluyen el camino del inca de 2 o 4 días pero para que puedas informarte mejor te dejo un link oficial donde podés enterarte de todos los detalles


Buenos Viajes!!